Batería de reloj GPS: ¿cómo aumentar la autonomía y alargar la vida útil?

Si eres de los que se preguntan, cuánto va durar la batería de tu nuevo reloj, si lo puedes cargar desde el usb del ordenador, si hay que esperar hasta que se agote para cargarlo o cómo estirarla un poco en carreras de larga distancia.  La idea de este artículo no es otra que la de ir contestando de la forma más concisa (y menos aburrida) posible a las cuestiones anteriores.

Y, aunque muchos de vosotros cambiéis de reloj gps mucho antes de que la batería empiece a tener señales de uso, tampoco os vendrá mal desmitificar algunas viejas ideas y conocer cómo sacarle el máximo de su capacidad.

¿Tipo de batería en los relojes gps actuales?

Las baterías de ion-litio no se ven (casi) afectadas por el efecto «memoria de carga» (reduce la capacidad de las baterías con cargas incompleta), aunque se recomienda una descarga/carga completa cada cierto tiempo (1-2 meses).

La capacidad de las baterías de iones de litio se reduce con el tiempo. Es un hecho inevitable. Tras dos o tres años, su capacidad máxima de carga se reduce entorno al 20% (valor que varía en función de las condiciones de funcionamiento).

La capacidad de las baterías de iones de litio se reduce con el número de cargas, es lo que se denomina ciclo de vida. A partir de los 300-500 ciclos completos de carga [0-100%], su capacidad de carga se reduce en un 20%, porcentaje que variará en función del uso y las condiciones de funcionamiento (veremos en el siguiente apartado cómo reducir esa pérdida).

El calor excesivo y prolongado [>45ºC] reduce la capacidad de carga de las baterías.

La pérdida de capacidad de carga por el uso y/o tiempo es irreversible.

Las baterías de iones de litio se descargan muy lentamente aunque no se use el dispositivo.

¿Qué quiere decir todo lo anterior? Básicamente, que no tenemos que preocuparnos en exceso por que nuestro reloj gps vaya a morir en un futuro a causa de la pérdida de capacidad de la batería. Si hacéis cálculos rápidos, veréis que no llegaremos a los 300 ciclos de carga hasta pasados varios años de uso (2 cargas semanales completas, que es muchísimo, nos daría como resultado 3 años). Y, en todo caso, lo que notaremos es que su capacidad máxima de carga se ve reducida en un porcentaje limitado. Si antes nos duraba 15 horas en modo gps, tras 3 años sólo tendremos unas 11-12 horas (no del todo una ruina).

Para ser más exactos, veamos qué es lo que dicen alguna de las marcas de gps más conocidas en sus manuales de seguridad e instrucciones de uso:

  • Garmin estima que sus baterías «deben tener aproximadamente el 80% de su capacidad original después de algunos años de frecuentes ciclos de carga/descarga».
  • Suunto cubre la sustitución de la batería del reloj durante un año o un máximo de 300
    cargas, lo que tenga lugar primero.
  • Polar nos advierte que las baterías recargables tienen un número limitado de ciclos de carga y nos confirma que «podrás cargar y descargar la batería más de 500 veces antes de que se aprecie una disminución de su capacidad».

En resumen, todos los fabricantes nos avisan de la pérdida de capacidad de las baterías de iones de Litio con el tiempo y/o a partir de un número determinado de ciclos de carga, entre 300 y 500.

¿Cómo aumentar la vida útil de la batería de tu reloj gps?

Ya sabemos que inevitablemente vamos a tener un deterioro de la capacidad de carga de la batería de nuestro reloj o ciclocomputador gps, pero sí que es posible reducir ese deterioro siguiendo un principio básico, evitar los extremos y que la batería se estrese. En la práctica, si queremos disminuir el porcentaje de pérdida de capacidad de carga debemos seguir dos reglas básicas:

  • Evitar las temperaturas extremas. Por ejemplo nunca dejando el reloj cargar al sol o dentro de una mochila, así como, tampoco cargarlo en exterior cuando las temperaturas estén por debajo de 0ºC.
  • Evitar las cargas de batería extremas. Es decir, no tenemos que esperar a que el reloj gps se descargue por completo ni tampoco hacer cargas completas del 5-10% a 100%. Si queremos alargar la vida útil de la batería lo más recomendable es realizar cargas parciales que mantengan siempre el reloj a mitad de carga, por ejemplo con cargas de un 25% hasta el 75%.

En resumen, evitando las temperaturas extremas durante la cargas y con cargas parciales conseguiremos que la pérdida de capacidad de la batería no sea tan grande con el paso de los años o al menos sea menor a ese 20% estimado tras dos/tres años o 300/500 ciclos de carga.

Fuente: www.premarathon.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.